Día 1,288 - 26 de Octubre 2021

Día 1,288 - 26 de Octubre 2021

* ¿Reconocería la UE un nuevo gobierno de Daniel Ortega?: La Unión Europea ha venido incrementando la presión al gobierno sandinista desde hace meses en forma de resoluciones y sanciones, herramientas calificadas por Ortega como medidas “intervencionistas” en los asuntos internos de Nicaragua. Y aunque el Alto Representante del bloque ha condenado el proceso electoral calificándolo de “elecciones falsas” se desconoce si los veintisiete reconocerían un nuevo gobierno de Daniel Ortega.

“La gente que se aferra al poder de manera fraudulenta y no son elegidos en una justa realmente democrática no son considerados socios por parte de la UE, así que no es una cuestión de reconocimiento, es una cuestión práctica de las negociaciones con esta gente”, respondió recientemente a la Voz de América el portavoz del Servicio Exterior de la UE al ser preguntado si el organismo legitimaría a Ortega.

* Nicaragüenses siguen optando por vacunarse en Honduras, ante desconfianza de vacunas cubanas y rusas: El Gobierno hondureño inició la jornada de inoculación a nicaragüenses, el 21 de octubre, aplicando las vacunas Pfizer y Moderna a embarazadas y a personas entre 12 a 18 años, mientras que la Moderna se destinó a ciudadanos mayores de 18 años.

Sin embargo, fuentes en anonimato dijeron a Artículo 66 que actualmente se está aplicando la vacuna Moderna para todos los nacionales que ingresen por los distintos puntos fronterizos de Honduras, porque las dosis de Pfizer se agotaron. Se espera que la jornada de vacunación concluya el seis de noviembre.

Los compatriotas de Nicaragua han ingresado a Honduras por las fronteras de El Guasaule y Fraternidad, otros explicaron a este medio de comunicación que han ingresado por la frontera de El Espino, cerca del Cañón de Somoto.

* Servidores públicos: “Estamos vigilados por el FSLN”: A la sombra de un estado policial, violaciones de derechos humanos impunes y a dos semanas de las votaciones del 7 de noviembre, la reelección de Daniel Ortega y Rosario Murillo significa una prolongación “de la destrucción institucional de Nicaragua y la imposición del terror” para activistas, trabajadores del Estado, y opositores.

“Karla”, una enfermera que trabajó durante 12 años en el Estado y se exilió en 2019, asegura que ese tipo de vida descrita por su colega es habitual en las instituciones del Estado, donde suelen haber grupos de WhatsApp a través de los cuales les giran instrucciones a los trabajadores.

“No podés hablar nada; tenés que decir lo que ellos te dicen. Si quieren que vayas a la plaza con la bandera (sandinista), tenés que ir. Si no, en esa actividad es común que hagan una lista de los asistentes y, si no fuiste, te señalan de ser contraria al Gobierno”, describe.

Fuentes: Voice of America, Artículo 66, Confidencial

Utilizamos cookies para darte la mejor experiencia en nuestra web. Puedes informarte más sobre nuestra política de privacidad aquí

¿Antes de irte, te gustaría suscribirte?

Cerrar